Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real





Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real

Desde Roma, después de un concierto

Afortunadamente nuestra colaboradora en Roma aceptó amablemente esta oportunidad única de conversar con este notable valor lírico en claro ascenso, y para poder coordinar con él, que está muy ocupado con sus ensayos previos a la nueva puesta en escena del Teatro Real, tuvo que hacerlo inmediatamente después de brindar en esa ciudad un concierto de órgano. Fue sin duda el suyo, un esfuerzo valioso para nosotros, porque el resultado de su conversación ilustra con precisión la figura, el talante y la calidad humana del tenor Joel Prieto.

Joel Prieto, premio Operalia 2008, está en Madrid desde hace dos semanas preparando intensamente su papel para el estreno de la ópera de Kurt Weil, Street Scene (1947).

Este estreno es especial por varias circunstancias. Por primera vez canto en inglés, es la primera ocasión en que canto una obra de Kurt Weil y también la primera que puedo unir en una misma obra, ópera, jazz americano y comedia musical; todas ellas, cosas que hice en el pasado, pero siempre por separado.

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real
Tenor Joel Prieto

Joel Prieto nos cuenta que conserva con intensidad la experiencia de haber vivido en Nueva York cuando cursaba en la Manhattan School of Music. Allí pudo experimentar algo de aquella atmósfera de barrio de los años 30 que de algún modo se siente en Nueva York en general.

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real
Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real
Tenor Joel Prieto – © Simon Pauly

“Todavía están allí los colores de los personajes, el encuentro de culturas tan diversas, y esto facilita que uno pueda comprender muy bien el ámbito y el sentido de Street Scene.

Esta es una obra con mucho realismo, pero también con mucha fantasía, con momentos cómicos y dramáticos. Esta ópera refleja la realidad común a todos, al tiempo que las diferencias entre personas provenientes de tan distintas culturas, y distintas clases sociales que se marginan unas a otras.

Da vergüenza ajena ver que algunas actitudes negativas de aquellos tiempos aún siguen vigentes hoy mismo. Yo creo que esta obra es un espejo que puede ayudarnos y hacernos reflexionar en el presente”.

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real

Un artista de dos mundos

Joel Prieto sabe de encuentros y desencuentros entre culturas distintas, ya que es hijo de dos mundos cercanos pero diferentes. España y Puerto Rico.

“Yo siempre fui parte de dos mundos. Dos culturas que comparten muchas cosas pero que a la vez son muy diferentes. Una es la caribeña en la que me crié, a la que el clima le ha dado el carácter que tiene, y que se ha formado de la conjunción de tres raíces, que son la africana, la taína proveniente de los indios taínos y por supuesto la española.

Mi padre es español, y por ello mi identidad española está muy presente en mi vida.

Mi niñez transcurrió en Puerto Rico, aunque nací en Madrid y tengo toda la familia paterna que vive allí. Yo creo que de algún modo todos podemos encontrar raíces diversas en nuestros orígenes.”

Durante toda la conversación, Joel ha sabido trasmitir en múltiples ocasiones que ha sido capaz de encontrar la forma de sentirse bien en todas partes.

“Actualmente estoy radicado en Berlín, y tanto allí como en cualquier otra ciudad, trato de estar mucho en el presente, y ser siempre yo mismo, que según creo, eso no depende o no debe depender del sitio en que uno está en un momento determinado”.

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real

Con talento se nace, pero hay que trabajarlo

Cuando se le pregunta sobre cómo surgió su vocación, nos cuenta que su entorno familiar ha jugado en eso un papel fundamental.

“Siempre he sentido un entendimiento muy grande con mis padres. Fueron ellos quienes tuvieron la capacidad de descifrar muy pronto lo que traía dentro. Ellos descubrieron que en mi persona, la música era un componente fundamental. Lograron ver mi profunda afinidad hacia los sonidos, ya que podía repetir notas musicales aún antes de hablar, y gracias a esa atención a mis capacidades naturales, fue posible que a los dos años ya reconociera la música de Mozart y disfrutara de Bach, de Beethoven, de Mahler…”

Para Joel Prieto su vocación no es algo exclusivamente suyo o de unos pocos, ya que según cree, hay incontables talentos repartidos por el mundo, y el gran desafío de padres o tutores está en descubrirlos y animarlos lo antes posible, ya que si no se hace pronto, esa llama singular se apaga y no se recupera la mayoría de las veces.

“Todos venimos con una inspiración, con un don, que puede ser artístico, analítico, matemático.. . Todos traemos un talento, una inclinación, una destreza natural.

Mis padres no me imponían ideas, y en contra de eso, me preguntaban qué pensaba. Ellos se interesaban mucho en mi propio mundo. Los niños deben ser guías. Los padres aprenden de los niños y los niños aprenden de los padres. Es posible una amistad y una unión muy sagrada entre padres e hijos, aunque haya reprimendas paternas, lo que es normal. El niño es quien hace que el padre sea padre.”

Preguntado por los pasos que lo llevaron desde el deseo, al universo del canto lírico, nos cuenta.

“Mi ilusión primera era ser violinista, y me dediqué al violín hasta los seis años, pero entonces me llevaron a una audición para el Coro de Niños de San Juan de Puerto Rico.

Me esforcé por no sacar mi verdadera voz porque temía que todo eso significara alejarme de mi familia, pero de todos modos me aceptaron.”

Ya en el primer ensayo quedé absolutamente fascinado y enamorado de la polifonía; pero recuerdo que mi verdadera vocación lírica despertó un poco más adelante.”

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real

Rezaba para ser tenor

“A los 8 años descubrí el poder de la ópera en una participación que el Coro de Niños tuvo en La Bohème protagonizada por Mirella Freni.

Me fascinó absolutamente la experiencia de la vida en el teatro, el escenario, las luces y el universo que está detrás de la escena. !Allí mismo decidí ser cantante de ópera, pero no cualquier cantante, sino tenor!

!Rezaba y rezaba para ser tenor, y algo de eso habrá funcionado porque cuando a los 15 años definitivamente se vio que era tenor llegué a la felicidad máxima!

Ahí comenzó la ardua tarea de la técnica vocal. Fue empezar a descubrir la relación entre el cuerpo y la voz, aprender incluso el papel de la imaginación en el trabajo técnico.

Tomé la decisión de ir a estudiar a Nueva York, y allí pude descubrir toda la gran tradición de la ópera, ya que podía ir dos o tres veces por semana al Metropolitan.

Tuve que adquirir una enorme disciplina. Justo en ese momento puedo recordarlo realmente como el comienzo de todo. La enorme disciplina”

Vídeo: Joel Prieto, “Die Entführung aus dem Serail”, Semperoper Dresden

Una voz interior

La carrera de Joel Prieto muestra un desarrollo sorprendente en pocos años, pero desde siempre contó con la seguridad interior que le permitía y facilitaba ir realizando los pasos correctos.

“Yo nunca tuve dudas, y aunque quizás eso suene un poco ingenuo, es verdad, pues en mi interior nunca tuve dudas sobre cual era mi meta y que finalmente la alcanzaría.

Tengo amigos que sí han dudado de si lograrían alcanzar su sueño profesional; pero no fue mi caso. Había una voz dentro de mí que me guiaba y decía, -vas por el camino correcto-. Creo que todo el mundo oye esa voz, pero a veces la ignora o trata de acallarla, pero esa voz está y nos habla.”

A la semana de estar en Nueva York se caen las Torres Gemelas. La vivencia cercana de semejante horror no lo detuvo sino que consolidó su decisión de no abandonar nunca el camino emprendido, pasara lo que pasara; incluso una tragedia de semejante calibre.

“Aquel fue un impacto muy profundo a nivel personal. Aprendí a hablar inglés en dos meses, pues estaba absolutamente pendiente de los medios de información a toda hora por la tragedia que estaba sucediendo. Esa circunstancia reforzó mi profunda convicción de continuar mi camino, pues el sueño no podía abandonarse.”

Ahora faltaba dar el ultimo gran salto, y era hacia Europa.

“Mi maestra me propuso tres pasos a seguir. Ganar la competencia del Metropolitan Opera House en Nueva York, obtener los 10.000 dolares que podría significar el premio, e irme a Europa a audicionar. Y tal como lo propuso, esos pasos se fueron cumpliendo. Llegué a Europa y gané una plaza en el Opera Estudio de la Opera de París”.

Desde entonces Joel Prieto es uno de los más destacados y solicitados cantantes líricos de su generación.

“Yo me di cuenta que quiero ser lo más honesto posible”

Sorprende la naturalidad con que vive su vida de artista, su éxito, y la sencillez que conserva desde siempre, junto a la generosidad de sus metas.

“Yo me di cuenta que quiero ser lo más honesto posible. Expresar lo más genuino de mi mismo y valorar cada una de las expresiones de los demás, que también son genuinas. Es un trabajo espiritual”

La personalidad de Plácido Domingo fue uno de los ejemplos que más admira Joel.

“Da muchísimo y recoge muchísimo. El maestro Plácido Domingo es una escuela de humanidad. Es notable su capacidad para brindarse a las personas que lo rodean. Se interesa por cada uno en todo momento.

Así quiero ser yo. Quiero ayudar a las futuras generaciones. Quiero respetar a las personas que están en el escenario y no criticarlos…”

El mundo necesita arte

Según hemos podido comprobar a lo largo de nuestra conversación, Puerto Rico está siempre vivo en el alma de Joel Prieto, y es una de las metas que tiene muy presente, la de cooperar en el desarrollo de los talentos musicales y artísticos de su querido país.

“Puerto Rico fue fundamental para dar el salto a Nueva York, desde la gente común que aportó desde lo mínimo según sus posibilidades, hasta pasajes de avión que pagaron algunas compañías o artistas que me ayudaron a cubrir los gastos típicos de cualquier comienzo.

Mi sueño es abrir un teatro de ópera en San Juan de Puerto Rico, que sirva como una plataforma para mostrar y desarrollar el arte puertoriqueño y los talentos que existen allí.

En una ocasión, junto a Ópera al Fresco –una iniciativa en Puerto Rico que nació para llevar el género lírico a las calles y plazas de la isla- montamos la ópera Pagliacci, de Leoncavallo, en la Plaza San José del viejo San Juan y vinieron más de cinco mil personas; ese día nos dimos cuenta del enorme interés por las artes que tienen los puertorriqueños; hay un público curioso, con muchas ganas de gozar de la música y del arte, y hay mucho talento, por eso me gustaría crear una plataforma que permitiera el desarrollo y el enriquecimiento tanto del público como de los artistas de allí.

Agradecemos al tenor Joel Prieto, su excelente disposición al recibir a nuestra colaboradora.

Toda la Música | Una conversación con el tenor Joel Prieto, antes del estreno de Street Scene en el Teatro Real

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies