The King’s Consort

Está considerado como uno de los grupos de instrumentos de época más importantes del mundo. Fundado en 1980 por Robert King; la orquesta The King’s Consort (TKC) y el Coro de The King’s Consort, han girado por los cinco continentes y su presencia es habitual en casi todos los países de Europa, Japón, Hong Kong y el Extremo Oriente, así como Norte y Sur América.

Durante más de tres décadas, The King’s Consort ha presentado un amplio abanico en su repertorio, desde 1550 hasta nuestros días, en las principales salas de música. Caben destacar siete apariciones en los BBC Proms, representaciones de la espectacular Coronación del Rey Jorge II, la reposición del veneciano Lo Sposalizio, la Misa en si menor y la Pasión según San Mateo de Bach, Elijah de Mendelssohn por toda Europa, representaciones de The Fairy Queen de Purcell en España y Gran Bretaña, el concierto inaugural de las celebraciones del año Purcell en la TV de la BBC y el Réquiem de Mozart en la Alhambra de Granada. Otras óperas llevadas a los escenarios han sido Ottone de Haendel en Japón y Gran Bretaña, Exio de Haendel en el Teatro de los Campos Elíseos de París y The Indian Queen de Purcell en el histórico teatro de Schwetzingen en Alemania. Otras giras han incluido conciertos y óperas en Japón, Hong Kong y Filipinas, México, Brasil y Argentina y a través de Estados Unidos y Canadá.

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
The King Consort

Las grabaciones de The King’s Consort han sido ampliamente elogiadas, han recibido multitud de premios internacionales y vendido más de 1.500.000 copias. La orquesta graba ahora para la marca VIVAT y está especializada en la música de Haendel y Purcell; pero su amplio catálogo incluye música instrumental y coral de compositores desde Albinoni hasta Zelenka, incluyendo la Misa en si menor de Bach, la Petite Messe Solennelle de Rossini, veinticinco grabaciones inéditas de las Odas completas de Purcell de sus canciones y de su música sacra; todo ello ha convertido a The King’s Consort en la principal orquesta mundial en interpretar a dicho autor. TKC también es reconocido por sus grabaciones de más de una docena de oratorios y óperas de Haendel. Otros proyectos incluyen la grabación de la música sacra de Monteverdi, diez volúmenes de la música sacra completa de Vivaldi, una grabación de La Coronación del Rey Jorge, la Oda para Santa Cecilia de Haendel, Réquiem de Michael Haydn (ganadora de la “mejor grabación coral” de la revista BBC Music) y la música sacra de Mozart con la soprano Carolyn Sampson. Con un centenar de CDs editados y más de un millón y medio vendidos, The King’s Consort es una de las orquestas mundiales de instrumentos históricos más grabada.

El Coro de TKC ha participado en la música de películas de Hollywood como El Reino de los Cielos de Ridley Scott, Las Crónicas de Narnia, Piratas del Caribe, Ratónpolis y El Código Da Vinci.

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
Robert King
Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
The King Consort

Recientemente TKC ha realizado giras por Europa con la Pasión según San Mateo y la Misa en si menor de Bach y el Mesías de Haendel. Ofreció los Requiems de Mozart y Michael Haydn en Lucerna y Cuenca; Paulus de Mendelssohn en la Gewandhaus de Leipzig y La Creación de Haydn en el Festival de Flandes; ha interpretado The Fairy Queen de Purcell y Ottone de Haendel en el Theater an der Wien, Trois Leçons de Ténèbres de Couperin, ha girado por México, interpretado música sacra de Purcell en Bélgica y Holanda, La Resurrezione de Haendel y el Stabat Mater de Pergolesi en Francia, y otros nueve conciertos en el Festival Internacional de Canarias.

De sus recientes actuaciones destacan Dido & Aeneas y King Arthur de Purcell en Barcelona, Madrid y Viena, La Coronación del Rey Jorge por toda Europa, la Misa en si menor en Lucerna, Mesías de Haendel en Versalles, Annecy, La Chaise-Dieu y Marsella, Les Illuminatios de Briten en el Wigmore Hall y en Francia, Mendelssohn en la Gewandhaus de Leipzig, así como giras por Francia, Hungría, Malta, Rumanía, Suiza y España.

La temporada 2016/17 incluyó una extensa gira de El Mesías de Haendel, Las Vísperas de Monteverdi y Lo Spozalizio en el Festival de Rheingau, Juditha Triumphants en Viena, Ámsterdam y Versalles y una gira de seis conciertos en España con música de Purcell y de la época de Shakespeare, además de conciertos en Bélgica Francia, Alemania y Holanda.

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid

Programa

I

Georg Friedrich Haendel (1685-1750)

The Water Music

Suite de trompa en fa mayor
Ouverture (Largo – Allegro) – Adagio e staccato – [Allegro] – Andante – [Allegro] – [Menuet] – Air – Menuet – Bourrée – Hornpipe [Andante] Suite de trompeta en re mayor y Suite de flauta en sol mayor
[Ouverture] – [Alla Hornpipe] – Menuet – Rigaudon – Lentement – Bourrée – Menuet
[Andante] – Country Dance I & II – [Trumpet Menuet]

II

Jean-Philippe Rameau (1683-1764)

Suite de Les Boréades
Ouverture (Allegro – Menuet – Allegro) – Entrée d’Abaris – Air vif (Torture d’Alphise) – Contredanse en Rondeau

Georg Friedrich Haendel

The Musick for the Royal Fireworks
Overture (Adagio – Allegro) – Bourrée – La Paix – La Réjouissance – Minuet I & II

Integrantes

Director: Robert King

Daniel Edgar, Nia Lewis, Davina Clarke, Kirra Thomas y Jane Norman, violines I
Madeleine Easton, William Thorp, Rebecca Miles (también, flauta dulce) y Magdalena Loth-Hill, violines II
Dorothea Vogel, Rose Redgrave y Jordan Bowron, violas
Robin Michael y Timothy Smedley, violonchelos
Roberto Larrinoa, contrabajo
Rachel Chaplin, Mark Baigent, Geoffrey Coates, Nicola Barbagli, Jane Downer y Cait Walker, oboes
Sally Jackson, Zoe Shevlin y Damian Brasington, fagotes
Richard Bayliss, Joseph Walters y Richard Lewis, trompas
Neil Brough, John Hutchins y Adrian Woodward, trompetas
Stephen Burke, timbales y caja
Timothy Barry, caja
Christopher Bucknall, clave

Sábado 24 de marzo de 2018 a las 20:30hs | Teatro de la Maestranza

Venta de entradas – Sevilla

Comprar entradas

Domingo 25 de marzo de 2018 a las 20:30hs | Auditorio Nacional

Venta de entradas – Madrid

Comprar entradas

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid
Robert King – © Keith Saunders

Sobre Robert King

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y MadridEstá consagrado como uno de los grandes directores británicos de su generación, gracias a una dinámica carrera que a lo largo de 34 años se ha desarrollado a través de los cinco continentes con un variadísimo repertorio que abarca cinco siglos de historia.

Nacido en 1960 perteneció al coro del St John’s College de Cambridge, donde sus interpretaciones en solitario incluyen el éxito de la grabación del Réquiem de Duruflé. Mientras, en la Universidad de Cambridge, en el año 1980 funda la orquesta de instrumentos de época y coro The King’s Consort, con quienes ha realizado giras prácticamente por toda Europa, Norte y Sur América y el Lejano Oriente. Realizó su debut como director en los BBC Proms en 1991 tras lo cual ha sido invitado en otras siete ocasiones. Ha realizado más de 100 grabaciones de las que ha vendido millón y medio de copias y ganado innumerables premios internacionales. Actualmente graba para la compañía VIVAT.

Robert King es uno de los directores más solicitados internacionalmente, ha interpretado programas en Estados Unidos con las Orquestas Sinfónicas New World, Seattle, Baltimore, Houston, Oregon, Detroit, Atlanta y Minnesota, en Canadá con la Calgary Philharmonic Orchestra, Manitoba Chamber Orchestra y Les Violons du Roy, en Escandinavia con la Filarmónica de Bergen, la Orquesta de la Radio Nacional danesa, Stavanger, Malmö, Trondheim, Sondjelands, Norrköping, Arhus, Aalborg y la Orquesta Sinfónica de Islandia, en Italia con la Orquesta Sinfónica Nacional de la RAI y la Orquesta Verdi de Milán, en Alemania con las Orquestas Sinfónicas de la NDR y la WDR, la Sinfónica de Hamburgo y la Orquesta de la Radio de Múnich, en Suiza con la Orquesta de Cámara de Zúrich y la RTSI Symphony, en Francia con la Filarmónica de Monte Carlo, en Holanda con la Nederlands Kamerorkest, en España con la Orquesta Sinfónica de Tenerife, Orquesta Ciudad de Barcelona, Orquesta Sinfónica de Navarra, Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, Real Filharmonía de Galicia y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y en Hong Kong con la Hong Kong Sinfonietta.

King es también un extraordinario director de corales y ha trabajado con el Nederlands Kamerkoor, Orfeó Catalá, Orfeón Donostiarra, Coro de la Radio Suiza, Collegium Vocale Ghent y los BBC Singers. Su trabajo operístico incluye el Ottone de Haendel en Japón y el Reino Unido, Ezio de Haendel en París, The Indian Queen de Purcell en el Reino Unido y Alemania, The Fairy Queen en España y Gran Bretaña y Armide de Gluck para el Buxton Festival.

El repertorio de Robert King es especialmente aclamado por su interpretación de la música barroca, pero también es amplia su difusión de las obras clásicas y del primer Romanticismo, tanto sinfónico como vocal, poniendo particularmente su mirada en la música de Mozart, Haydn y Mendelssohn y continuando su especialización en los compositores británicos del comienzo del siglo XX, en particular las obras de Vaughan Williams, Stanford y Parry.

Notas al programa

The Water Music. George Frideric Handel (1685-1759)

El miércoles 17 de julio de 1717, la mayoría de dignatarios y nobles de Londres fueron convocados por el rey Jorge I a un espectacular evento al aire libre sobre el río Támesis. La fiesta se desarrolló en una serie de barcazas que partieron de Whitehall y navegaron tres millas río arriba hasta Chelsea. Friedrich Bonet, el embajador prusiano en Londres, describió el acontecimiento en su diario:

Alrededor de las ocho de la tarde el rey se dirigió a su barcaza. Junto a la barcaza del rey estaba la de los músicos, unos cincuenta en total: trompetas, cors de chasse [trompas], oboes, fagotes, flautas alemanas [flautas traveseras], flautas francesas [flautas dulces], violines y bajos, pero no había cantantes. La música había sido compuesta especialmente por el famoso Handel, oriundo de Halle y el principal compositor de la corte de Su Majestad. La aprobación de Su Majestad fue tan grande que tuvo que ser repetida tres veces, dos antes y una después de la cena, a pesar de que cada interpretación duró una hora. La noche fue tan buena como se podía desear para la ocasión y el número de barcazas y botes llenos de personas deseosas de escuchar fueron incontables. Con el fin de hacer el entretenimiento más exquisito, Madam de Kilmanseck había organizado una cena en la villa del difunto lord Ranelagh en Chelsea, junto al río, adonde el rey llegó a la una de la madrugada. Se marchó a las tres en punto y regresó a St. James en torno a las cuatro y media. El concierto le costó al Baron Kilmanseck 150 libras sólo para los músicos.

The Daily Courant dio detalles similares de este extravagante evento dos días después. Una gabarra “fue utilizada para la Música; había en ella 50 instrumentos de todas las especies, que tocaron las mejores sinfonías, compuestas expresamente para esta ocasión por el Sr. Hendel, y tanto gustaron a Su Majestad que hizo que entre la ida y la vuelta se tocara tres veces”.

Estas dos fuentes dejan pocas dudas sobre el hecho de que la concurrencia escuchó la colección de movimientos que luego serían conocidos como la Música acuática de Haendel.

1717 fue un mal año para la monarquía inglesa. Las discrepancias entre Jorge I y su hijo (el futuro Jorge II) estaban en aumento: Bonet señaló en su diario que el hijo y su esposa, la futura reina Carolina, se ausentaron significativamente de la fiesta acuática. Parece que el rey intentó salvar la creciente brecha entre los dos incrementando su perfil público con una serie de eventos veraniegos, muchos de ellos celebrados en Hampton Court. Así, su gran fiesta acuática de julio de 1717, la más grande jamás registrada, que se celebró justo dos días después de que el Parlamento se levantara para el receso de verano, parece ajustarse a este plan. En estas circunstancias, la disputa se prolongó hasta noviembre, cuando una gran discusión acabó con la expulsión del Príncipe de Gales del palacio real.

Aunque tanto Bonet como el Daily Courant sugieren que Haendel escribió música especialmente destinada a la fiesta acuática, es posible que algunos movimientos fueran reciclados de trabajos anteriores. Algunos estudiosos han sugerido que la Música Acuática pudo haber nacido como dos suites orquestales o dos conciertos, a los que Haendel agregó luego una serie de movimientos con trompas y trompetas. Ningún manuscrito autógrafo ha sobrevivido, aunque la obra resurgió en una gran variedad de formas e interpretaciones en Londres durante los siguientes treinta años. Pero las ediciones publicadas no resultan definitivas: las partes de Walsh para la Celebrated Water Musick de 1734 contenían sólo la mitad de los movimientos; una transcripción para clave se publicó en 1743. Sólo en 1788 Arnold presentó todos los movimientos en una partitura completa. Así que hemos recurrido a dos transcripciones manuscritas para clave de principios de la década de 1720, una realizada por J. C. Smith el Viejo, fiel copista de Haendel, para tratar de ajustarnos al más probable orden de ejecución original.

La partitura de Haendel resulta singularmente colorista. La inclusión de dos trompas barrocas es el primer ejemplo conocido de escritura del compositor para estos instrumentos en Londres. No suenan durante la Ouverture (cuya marca en la partitura como “indoor” –dentro–, y especialmente sus dos violines como concertino y el glorioso solo de oboe en el Adagio e staccato, sugieren que estas secciones pudieron haber sido recicladas por Haendel), pero a partir de ese momento aportan el color instrumental dominante de la suite en fa mayor. Sin embargo, Haendel pone buen cuidado en permitir descansar tanto el oído del oyente como el labio de los intérpretes de un exceso de trompa: parte de esa música resulta especialmente deliciosa. El contraste entre el trío de vientos y las cuerdas del tutti en el Andante, coronado por el color de los fagotes utilizados como instrumentos de tenor, produce sonoridades gloriosas, y el uso moderado de las trompas para crear un discanto en la hoy célebre Air produce otro momento notable. Dos breves movimientos de danza, una Bourrée y un Hornpipe, que incluye la instrucción “tres veces”, permiten que las cuerdas del tutti contrasten con una banda de vientos de calle antes de que Haendel escriba otro movimiento lírico de enlace. Aunque la función de este movimiento sea modular desde fa mayor para las trompetas en re mayor, Haendel consigue algunos de los más deslumbrantes pasajes instrumentales de toda su carrera, rematando el contraste entre el viento suave y las cuerdas una vez más con el color de los fagotes.

La suite para trompeta en re mayor es, no sólo por su escritura, sino también por su naturaleza extravertida, mucho más adecuada para la interpretación al aire libre, al contrastar movimientos animados como el Hornpipe y la Bourrée con danzas más solemnes como el Minuet y el Lentement. Eso difícilmente podría decirse de la suite para flauta en sol mayor, cuyos movimientos están intercalados entre los de la suite de trompeta. Las texturas predominantemente delicadas de la suite para flauta sugieren que la barcaza de los músicos debe haber estado amarrada muy cerca de la del rey. Se hallan aquí piezas de inventiva maravillosamente ingeniosa y en variadas orquestaciones: la delicada escritura del minueto de flautas, los ritmos insistentemente vivos del Rigaudon (con sus prominentes tiempos débiles, tomados de sus orígenes franceses), la inclusión de dos movimientos muy contrastados para piccolo (flauta soprano) –uno casi vienés en su delicioso equilibrio; el otro, la primera Country Dance, rápido y animado, vehículo ideal para que el flautista de Haendel exhibiera su virtuosismo– y un truco que nunca deja de dibujar una amplia sonrisa en los rostros de los intérpretes y el público, la atrevida escritura de la segunda Country Dance, con fagotes, segundos violines y violas dando lo mejor de su sonido rústico en una espléndida imitación de la música folclórica inglesa.

Suite de Les Boréades. Jean-Philippe Rameau (1683-1764)

Rameau es una figura extraordinaria en la historia de la música porque aunque escribió unas treinta óperas, la primera de ellas no la compuso hasta los cincuenta años. Para entonces, ya estaba firmemente establecido como compositor de música de clave, además de ser un respetado teórico. Era un hombre profundamente discreto –se decía que hablaba tan poco de sí mismo que ni siquiera su esposa sabía nada de la primera mitad de su vida–, aunque llegaría a admitir que había pensado escribir para el escenario desde los doce años. Tras el éxito de su primera ópera, Hippolyte et Aricie, presentada en privado en julio de 1733, su vida artística estuvo dividida entre la difusión de sus teorías musicales y la composición.

Abaris, o Les Boréades fue la última tragédie lyrique de Rameau, destinada a ser representada en la corte de Luis XV, pero el músico no vivió para verla interpretada, y de hecho la obra pasó casi desapercibida hasta 1957. La música instrumental para la ópera demuestra la inigualable habilidad de Rameau en la orquestación: su uso imaginativo del viento madera es particularmente notable, y resulta una tarea sumamente difícil seleccionar sólo cuatro números para crear una suite de concierto. La Ouverture es completamente italiana, con un inicio vigoroso que presenta de forma destacada a las trompas y la madera, llena de escalas rápidas que sugieren que la orquesta de la corte tenía una selecta sección de cuerdas, seguida de un encantador minueto para trompas, oboes y fagotes y un animado Allegro con típicas llamadas de caza. La Entrée d’Abaris, Polimnie, Les Muses, Zéphirs, Saisons, les Heures et les Arts es un movimiento deslumbrante, con la lenta melodía del violín enriquecida por una contramelodía del fagot. Un animado Air vif en compás ternario que en la ópera introduce la tortura de Alphise es seguido por la Contredanse en rondeau, con sus melodías imaginativas y fragmentadas que terminan enlazando con el vigoroso tema principal.

Handel: Musick for the Royal Fireworks

En octubre de 1748, el Tratado de Aix-la-Chapelle puso fin a la Guerra de Sucesión austriaca. Fue una guerra en la que Inglaterra había intervenido con cierta reticencia, y de la cual había ganado muy poco, pero se desempeñó en ella bastante honorablemente. En noviembre, grupos de obreros comenzaron a levantar una enorme estructura de madera en Green Park, de 410 pies de largo y 114 pies de alto. Fue diseñada en estilo palladiano, con un arco triunfal central y columnatas, estatuas de dioses griegos y un bajorrelieve del rey realizado por un tal Giovanni Servadoni (en realidad era un francés llamado Jean-Nicholas Servan), mejor conocido por su trabajo en los teatros de Londres. Sería la base para una enorme exhibición de fuegos artificiales.

En febrero de 1749, cuando se declaró oficialmente la paz, la máquina estaba casi terminada, y Haendel, ya conocido por su Fire Musick para Atalanta (un acompañamiento habitual para las exhibiciones de fuegos artificiales en los jardines), recibió el encargo de suministrar música adecuada. Además, se contrataron expertos en fuegos artificiales de Italia. Sin embargo, por una vez el gusto de Haendel y el real estaban en desacuerdo, y una secuencia de cartas malhumoradas circuló entre el Duque de Montague, Maestro General de la Artillería (responsable de la música militar), Charles Frederick, grandilocuentemente titulado Controlador de los fuegos artificiales de Su Majestad tanto para la Guerra como para la Victoria, y Haendel. Parecía que el Rey estaba en principio en contra de cualquier tipo de música, pero más tarde, al escuchar “la cantidad y el número de piezas marciales que iban a incluirse, quedó más satisfecho, aunque dijo que esperaba que no hubiera violines”. Otro problema surgió cuando Haendel propuso reducir el número de trompetas y de trompas francesas de dieciséis a apenas doce, y, mucho peor para el criterio oficial, cuando pidió incluir violines. El 28 de marzo de 1749 el duque escribió: “No tengo la menor duda de que cuando el Rey lo escuche quedará muy contrariado […] No debe figurar ningún tipo de instrumento que no sea marcial […] Le corresponde a Haendel disponer de tantas trompetas e instrumentos marciales como sea posible, aunque se empeñe en no prescindir de los violines, lo que creo que debería hacer […] En la última quincena, el rey se ha expresado claramente con este propósito”.

Un ensayo público tuvo lugar (no sin otra disputa, esta vez sobre su emplazamiento) el 21 de abril en Vauxhall Gardens. Una gran audiencia, “más de 12.000”, y sin duda la más grande jamás vista en Vauxhall, asistió al ensayo previo pago de media corona. Los asistentes causaron tal embotellamiento en el Puente de Londres que “ningún transporte pudo pasar durante tres horas”. El acontecimiento real en Green Park tuvo lugar a las 6 de la tarde, con los fuegos artificiales programados para un poco después: la fiesta monárquica probablemente se desarrolló sobre el escenario mientras sonaba la música. No hay evidencia que sugiera que los fuegos artificiales y la música llegaran a coincidir, lo cual, con los hechos que siguieron, ¡fue tal vez una suerte para los instrumentistas! Pocos comentarios aparecieron sobre la música de Haendel, pero los fuegos artificiales parecen haber sido decepcionantes: “Los cohetes y todo lo que fue lanzado al aire funcionó muy bien; pero las ruedas y todo aquello que debía componer la parte principal del espectáculo resultaron lamentables y estuvieron mal conducidas, sin cambios de fuegos de colores ni formas; la iluminación fue mala y se encendió tan lentamente que apenas nadie tuvo paciencia para esperar al final”.

Además, el pabellón de la derecha (cerca del cual la orquesta había estado tocando una hora antes) se incendió durante la exhibición, y al ser todo de madera, se quemó por completo. Obviamente, esto fue ya demasiado para el diseñador, Servadoni, que desenvainó su espada contra Charles Frederick por haber fallado tan notoriamente en su función de Controlador de los fuegos artificiales; Servadoni fue “desarmado y detenido, y al día siguiente tuvo que pedir perdón antes de ser despedido”.

La partitura autógrafa de la Musick for the Royal Fireworks, que se encuentra ahora en la Biblioteca Británica, muestra signos de las negociaciones entre Haendel y las autoridades. Parece que finalmente se decidieron por nueve trompetas, nueve trompas, veinticuatro oboes, doce fagotes (incluido un contrafagot) y tres pares de timbales. También hay indicaciones para una cantidad no especificada de tambores. Existen indicaciones para cuerdas dobladas, que están tachadas en algunos de los movimientos posteriores. Aunque existen opiniones sobre la efectiva participación de las cuerdas en esta primera interpretación de la obra, parece más probable que se añadieran para una actuación, bajo techo, celebrada un mes después en el Foundling Hospital, y esta es la versión que interpretamos esta noche, aunque añadiendo una amplia gama de instrumentos de viento, metal y percusión.

En la partitura autógrafa podemos ver que Haendel agregó un segundo Minueto (en re menor) después de que los otros movimientos hubieran sido compuestos. Lo más probable es que esta pieza se usara como trío para el Minueto en mayor, en lugar de ser interpretado como un movimiento separado, como se hace hoy en día. Esta idea ayuda ciertamente a dar sentido al Minueto principal, y también hace que la gran vuelta final, con “todos juntos más los tambores”, resulte aún más emocionante y majestuosa. Y desde luego los momentos más grandiosos de la música de Haendel con la banda al completo, incluido el sonido brillante de trompas, trompetas y percusión, difícilmente podrían haber producido, para el oído y el ojo del siglo XVIII, una forma más majestuosa de expresar el regocijo de una nación.

© Robert King 2018

 

Toda la Música | The King’s Consort en concierto con Earth, Fire & Water en Sevilla y Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies
X