El tenor José Concepción pone en escena la ópera ‘Aida’





Toda la Música | El tenor José Concepción pone en escena la ópera Aida

Aida en Fuerteventura

La Sala Sinfónica del Palacio de Formación y Congresos acoge este viernes, día 13 de octubre, a las 20.30 horas, la representación de la ópera Aida, de Giuseppe Verdi. Se trata de la primera producción que el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura realiza con la Asociación Cultura Ópera Fuerteventura, con la idea de fomentar el conocimiento sobre la ópera entre sus usuarios y dar salida a la creatividad de los profesionales majoreros.

Toda la Música | El tenor José Concepción pone en escena la ópera Aida

Cuarenta vecinos y vecinas de Fuerteventura forman parte de la figuración de esta representación en la que llevan trabajando desde junio pasado bajo la dirección del tenor José Concepción. A ello se han sumado otros miembros de la Asociación Cultura Ópera Fuerteventura que han realizado el atrezo y los decorados tras muchas horas de trabajo.

Vídeo: El tenor José Concepción presentando al ópera

Toda la Música | El tenor José Concepción pone en escena la ópera Aida
Toda la Música | El tenor José Concepción pone en escena la ópera Aida

Sobre el José Concepción

Tenor español nacido en Fuerteventura (Islas Canarias), José Concepción comenzó sus estudios musicales con el Maestro Alfredo Kraus en el Reina Sofía y terminó en Modena con Mirella Freni en el CUBEC.

Ha realizado clases magistrales con Renata Scotto (Savona), Monserrat Caballe (Zaragoza), Ghena Dimitrova (Montecarlo), Mariana Nicolesco (Breila, Rumania) y perfeccionado con Jame Aragall actualmente en Barcelona y el maestro Osias Wilenski.

Debuta el Rigoletto de Verdi en Opera Prague con el papel del duque de Mantua. Siguió su carrera cantando papeles líricos de Edgardo en Lucia di Lammemour, Rodolfo en La Boheme, Nemorino en L’Elisir da Love y Alfredo en La Traviata.

Con el paso del tiempo y la evolución técnica se ha enfrentado a roles más espinosos como Radames en Aida, Ricardo en Ballo en Maschera, Manrico en Il Trovatore, Pinkerton en M. Butterfly, Mario Cabaradosi en Tosca, Calaf en Turandot y Don Carlos. También figura en su repertorio el Réquien de Verdiy la Novena Sinfonía de Beethoven.

Dirigido por maestros como Robert Jindra, M. Conti, R. Ciorei, F Zamfir, N Jaunis, R. Gutter, P. Bear, M. Martínez, S. Brotons, C. Sandu, Miguel Ángel Gómez, Happy Warrior, Koichi Inove , Dinos Constantinides, Omeo Rimbu entre otros.

Vídeo: José Concepción en Il Trovatore

Participó en conciertos en los países de Rumania, Bulgaria, Cuba, México, Italia, España, República Checa, Austria, Alemania, Polonia, etc … en teatros como:

Liceu en Barcelona.
Auditorio Alfredo Kraus.
Monserrat Caballe Voices (Zaragoza) Auditorio Mozart.
Teatro Guimera de Tenerife.
Auditorium de Fuerteventura.
Palacio del Congreso de Fuerteventura.
Auditorio Ordino (Andorra)
Ópera de teatro de Oradea (Rumanía)
Teatro de ópera Breila (Rumania)
Teatro de ópera de Constanza (Rumanía)
Teatro de la ópera Craiova (Rumania)
Filarmónica de Volcia (Rumania)
Filarmónica de Bulgaria.
Opera Stara Zagora (Bulgaria)
Teatro García Lorca (La Habana)
Teatro Amadeus Roldan (La Habana)
Teatro Sausto (Slaughter)
Sala Dolores (Santiago)
Teatro Olguín (Olguín)
Artes vivas (México)
Instituto Cervantes (Varsovia)

Argumento

Acto I

En el palacio real de Memfis, Radamés, capitán egipcio, tiene la esperanza de poder dirigir a la armada egipcia contra el ejército etíope invasor. Radamés está enamorado de la esclava Aida, que sin embargo es una princesa etíope. Radamés no sabe que luchando contra el ejército etíope va a luchar contra el pueblo y el padre de la misma Aida. Amneris, princesa egipcia está también enamorada de Radamés y observa el interés que éste manifiesta por su esclava, lo cual enciende su caracter celoso. Aida se encuentre en la disyuntiva de querer que Radamés no perezca en la guerra pero por otra parte no desea que su padre muera en la contienda.

Acto II

Radamés ha vencido y el pueblo se prepara para la ceremonia de bienvenida. La princesa Amneris también lo está esperando, pero decide poner a prueba a su esclava Aida y le dice que Radamés ha muerto en la batalla. El dolor que manifiesta la esclava la delata inmediatamente, y acaba de desubrirse cuando aflora la alegría al revelarle Amneris que Radamés está vivo. Amneris la amenaza y Aida le suplica que le deje lo único que tiene, el amor por Radamés.

Radamés es recibido con toda la pompa en una de las escenas más famosas de la historia de la ópera, que enmascara el auténtico sentido dramático de esta obra. Amneris lo corona como vencedor ante la mirada de Aida.

Entran los prisioneros etíopes entre los que se encuentra Amonasro, padre de Aida que se ha disfrazado de esclavo. Aida lo reconoce pero no lo delata como rey. Radamés se muestra compasivo con los vencidosy los quiere liberar. Los sacerdotes se oponen y finalmente se llega al acuerdo de que permanecerán cautivos Aida y Amonasro.

El rey recompensa la acción de Radamés entregándole la mano de su hija Amneris, lo que sume a Radamés y a Aida en una tristeza aún mayor.

Acto III

En un templo a orillas del Nilo llegan Ramfis y Amneris. La princesa debe pasar horas en oración como lo mandan los sacerdotes.

A ese mismo lugar llega Aida, que se ha citado con Radamés. Antes de que éste llegue, aparece Amonasro y le pide a su hija que le sonsaque los planes del ejército egipcio y así pueda ser atacado por los etíopes. Aida se niega en un principio, pero presionada por su padre acaba prometiéndole que hará lo que le pide.

Efectivamente, cuando Radamés llega, a Aida le cuesta bien poco sacarle la información que su padre desea y planean huir juntos. Amonasro, jubiloso, se dispone a marchar con ellos dos, pero Radamés reconoce que su acto ha sido una traición. Amneris abandona la oración y se da cuenta de lo que allí ha sucedido, acusa de traición a Radamés y entrega su espada a Ramfis.

Acto IV

Radamés está bajo el poder de los sacerdotes, Amneris está furiosa por ello y le dice a Radamés que se disculpe ante ellos. Radamés que percibe que la boda con ella sería inevitable se niega.

Radamés es llevado a juicio y es condenado a muerte. Amneris se desespera y llega a insultarlos, pero nada hace cambiar el parecer de éstos.

En el templo de Fthà, se ha abierto una tumba y en ella entra Radamés. La piedra que la cierra deja a Radamés sepultado en vida, pero entonces percibe otra presencia en la tumba, es Aida que desea morir con él. Amneris desesperada llora sin saber que la tumba ha reunido por fin a los dos amantes.

Venta de entradas

Comprar entradas

Fuente

Toda la Música | El tenor José Concepción pone en escena la ópera Aida

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies