El talento de James Rhodes, cierra la temporada 2016-2017 del Teatro Cervantes





Toda la Música | El talento de James Rhodes, cierra la temporada 2016 2017 del Teatro Cervantes

El Festival Terral del Teatro Cervantes culmina esta fundamental edición, en la que se ha posicionado como una cita para el deleite tranquilo que rehúsa a competir con la avalancha de propuestas veraniegas que recorren la provincia malagueña de punta a punta, con a presencia de un hombre que decidió convertir la música en su tabla de salvación.

Toda la Música | El talento de James Rhodes, cierra la temporada 2016 2017 del Teatro Cervantes
James Rhodes

J.S. Bach, Partita núm. 1 en si bemol mayor, BVW825
F. Chopin, Balada núm. 4 en fa menor, Op.52
J.S. Bach – F. Busoni, Chacona en re menor

1.15 h. (s/i)
www.jamesrhodes.tv

El pianista británico James Rhodes acude este lunes, 7 de agosto, al coliseo malagueño para brindar uno de sus particulares recitales, en los que explica al público las piezas que interpreta. «Cuento por qué las he elegido, qué importancia tienen para mí y en qué contexto se compusieron. Si voy a tocar una pieza de Bach no quiero que la gente piense que es un viejo que vivió hace 300 años, no es nada romántico. Es un hombre cuyo hermano murió cuando tenía cuatro años, su madre cuando tenía nueve, su padre cuando tenía veinte, la mitad de todos los hijos que tuvo murieron y su mujer, el amor de su vida, falleció repentinamente. Si saben todo eso, entonces entenderán que es un hombre que arrastró su pena toda la vida. Eso es mucho más importante que decir que una pieza se hizo en re menor».

Toda la Música | El talento de James Rhodes, cierra la temporada 2016 2017 del Teatro Cervantes
Toda la Música | El talento de James Rhodes, cierra la temporada 2016 2017 del Teatro Cervantes

Vídeo: J S Bach arr. F Busoni Chaconne in D minor (James Rhodes, piano)

Además de tocar y contextualizar las obras que hace sonar al piano, Rhodes también cuenta sobre el escenario, entre piezas de Bach, Chopin, Rachmaninov, Schubert o Beethoven, la historia de su vida y de cómo la música le ha ayudado a superar los numerosos obstáculos que se ha ido encontrando por el camino. Vivencias que recoge su libro Instrumental. Memorias de música, medicina y locura, un estremecedor relato biográfico que habla de abusos infantiles, música y supervivencia con el que ha obtenido un enorme e inesperado éxito en todo el mundo. En el citado volumen, del que ya ha despachado más de 75.000 ejemplares, el pianista desgrana su historia personal como superviviente de los abusos sexuales que sufrió a manos de su profesor de gimnasia en el colegio desde que tenía cinco años y hasta que cumplió los diez, violaciones reiteradas de las que sólo se atrevió a hablar cuando ya había superado la treintena.

Recuerda que en España, para entonces, el delito habría prescrito. «Quizá la gente piensa que una vez el abuso físico ha parado, el abuso ha terminado. Lo triste es que es sólo el comienzo. Hay un legado del abuso que dura décadas. Yo creo que durará el resto de mi vida», sostiene. Se refiere a un bagaje lleno de capítulos de autolesiones, intentos de suicidio, depresión, abuso de drogas y de alcohol y cirugías. Necesitó tres para «reparar los daños» que el profesor le infligió en el la espina dorsal y poder caminar con normalidad.

Pese a todo lo vivido, el concertista recuerda el poder sanador de la música clásica, que le dio las alas necesarias para tirar adelante. «En un 95% es cierto que sin la música no estaría aquí delante», admite, a la vez que recuerda cómo Bach fue el principio de todo, y de hecho a este compositor le dedica un libro para ayudar a todo el mundo a tocar en seis semanas una de sus célebres piezas: el preludio número 1 en Do mayor del compositor alemán.

«Si dedicas 45 minutos al día, te garantizo que en seis semanas puedes interpretar un preludio de Bach», asegura sin pestañear el músico, que nació en Londres en 1975, trabajó en un Burger King y como hombre de negocios en la City londinense, y ahora escribe columnas en The Guardian, a la vez que actúa en escenarios tan supuestamente alejados de la llamada ´música clásica´ como el Sònar.

Encantado del calor recibido en España tras conocer su testimonio, Rhodes ha decidido instalarse definitivamente en Madrid. Al menos por una temporada. Las razones que hay detrás de esta mudanza son obvias: el clima, la comida y «para evitar el Brexit». Su paso por el Cervantes supone su primera actuación en Málaga, aunque como escritor Rhodes estuvo presente en la tercera edición de la Noche de los libros celebrada en La Térmica el pasado mes de abril.

Fuente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies