Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba

Publicado hace 4 meses

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

La ‘Missa Solemnis’ de Beethoven

Todo un reto que afrontará la Orquesta de Córdoba junto a un destacado elenco vocal, 4 solitas y 2 coros, el jueves 21 y viernes 22 de abril, en su 9º concierto de la temporada de abono. Después de dos años de aplazamiento debido a la pandemia, se escuchará por primera vez en Córdoba esta maravillosa composición, considerada por Beethoven como su obra maestra. Una obra especialmente difícil por las duras exigencias que tiene en el ámbito vocal y por la compleja polifonía que deben desplegar coro, solistas y orquesta.

Definida por el prestigioso director italiano,  Riccardo Muti, como “La Capilla Sixtina de la música”, es tal su complejidad que dedicó cinco décadas a su estudio sin atreverse a dirigirla hasta cumplir 80 años. Según otro legendario director y compositor alemán, Wilhelm Furtwängler, ‘demasiado excepcional para cualquier interpretación terrenal’.

Con este proyecto, la Orquesta de Córdoba prosigue en su camino de colaboración con otras entidades musicales de Córdoba y de Andalucía, demostrando, una vez más, ser parte muy activa de la realidad cultural y social de nuestra ciudad y de nuestra comunidad autónoma.

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música
Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

Jueves 21 y viernes 22 de abril a las 20:30 hs | Gran Teatro de Córdoba

Venta de entradas

Comprar entradas

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

Sobre la obra

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

La atmósfera intelectual que Beethoven respiró en Bonn durante su juventud se alimentaba de la filosofía de Kant, del ideal masónico de fraternidad y de la doctrina iluminista de un selecto grupo de ilustrados que había de señalar a la Humanidad el camino hacia la libertad y la felicidad.

La realidad de las guerras que asolaron Europa en los años siguientes y el fracaso de ideal ilustrado revelaron lo ilusorio del armazón ético y la aspiración humanista a los que Beethoven nunca renunció de forma íntima.

Poco o nada hay de todo esto en una misa y, sin embargo, son diversos los argumentos que apuntan al interés del músico en su composición: su insatisfacción con respecto a sus obras sacras -Misa en do, Cristo en el Monte de los Olivos- combinada con su rivalidad -llevada de forma interior- con Haydn -y con sus misas- y su anhelo de componer un hito en un género que se le resistía, su deseo de habitar el Olimpo musical y el hecho de que su mala salud y su edad le llevaran a deambular por territorios existenciales, esta vez enunciados en primera persona, parecen haber pesado a favor de la creación de la Missa.

Beethoven había buscado durante décadas un nuevo estilo sagrado, alejado de la ópera y sinfónico hasta cierto punto. Las numerosas obras y fuentes consultadas por él antes de comenzar el trabajo atestiguan que la Missa está impregnada de tradiciones, pero su forma definitiva es indudablemente sui generis; en sus últimos años, dentro de su silencioso mundo, la evolución interior del músico de Bonn era más profunda que nunca.

El precio que pagó por todo ello fue elevado: exigente tanto para los intérpretes como para el público -sin los puntos de referencia habituales, repeticiones, reexposiciones…- vagó sin rumbo por el repertorio durante dos siglos.

Alejada de la transparencia y elegancia vocal de las misas de Mozart y del tono jubiloso de las de Haydn, la Missa solemnis es una obra maestra que profundiza inusitadamente en el sentido del texto y cala profundamente en el sentimiento más lacerante de la existencia y del más allá.

La Missa es a veces un grito, a veces un lamento, a veces una plegaria, una obra llena de aristas, áspera en ocasiones, abrupta, vigorosa y potente. Los caracteres comunes a otras obras del periodo final de Beethoven se manifiestan aquí de forma clara: armonías agresivas, rudeza, originalidad en la construcción de las partes, grandes dificultades de ejecución y, más que novedades, verdaderas osadías.

La fuerza, el vigor y la aproximación a cometidos instrumentales de las partes vocales van por derroteros distintos a los de la confortable línea de exposición a la italiana: buscan efectos insólitos, brillos cegadores, tensiones producidas no sólo por la originalidad armónica, sino por lo tirante de la tesitura, por imperativa exigencia de que las cuerdas vocales den lo máximo.

La profunda y muy personal lectura que hace Beethoven del texto litúrgico lo convierte en un extraordinario libreto: todo resquicio semántico está previsto e impulsado desde dentro por una música que se adapta con enorme fuerza expresiva y descriptiva, que ahonda en los significados y que les otorga una dimensión humanista hasta entonces desconocida. Desde esta perspectiva, el compositor se centra más en el drama existencial, en el sufrimiento y la esperanza de la Humanidad que en la omnipotencia y benevolencia del Dios cristiano.

Manuel Pedregosa

Dossier de prensa completo

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

Programa de mano

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música

Más información

Noveno concierto temporada de abono de la Orquesta de Córdoba | Toda la Música  

Web | Twitter | Facebook | Instagram | Youtube

NdeP - Comunicaciones - Orquesta de Córdoba

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies