Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga

Publicado hace 1 año

Publicado en TLM

Ver: Clara-Jumi Kang

Con el maestro José María Moreno en el pódium

En la primera parte la OFM interpretará Finlandia, Op. 26, un cuadro sinfónico; una obra que desde su estreno a finales de 1899, se convirtió. en un símbolo importante de la lucha de Finlandia por la independencia del imperio ruso, manteniéndose como un emblema musical de este país escandinavo.

Se continuará el programa con el Concierto para violín y orquesta en Re menor, Op. 47. Data del año 1903. Es una obra que requiere una gran técnica en el solista, que así se convierte en soberano absoluto de su discurso. Sibelius lo revisó en 1905 cuando fue presentado en Berlín bajo la dirección de Richard Strauss y el virtuoso checo Karel Halír, superando las adversas críticas que sufrió en su estreno el año anterior. Como solista, actuará la violinista alemana Clara-Jumi Kang.

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música
Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música

Jueves 2 y viernes 3 de diciembre a las 20:00 hs | Teatro Cervantes

Venta de entradas

Comprar entradas

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música

Notas al programa

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música

El compositor finés Jean Sibelius sintió pronto la atracción de la música, decantándose en primera intención por el estudio del violín a la edad de quince años y más adelante, de una forma natural, a plantearse la composición como su verdadera vocación. Su obertura Finlandia, desde su estreno el 4 de noviembre de 1899, se convirtió en un símbolo importante de la lucha de Finlandia por la independencia del imperio ruso, manteniéndose desde entonces como un emblema musical de este país escandinavo.

Originalmente fue escrita para una serie de «cuadros históricos» orquestales que habrían de representarse en Helsinki para apoyar el derecho a la autodeterminación de su patria. Más tarde, el compositor reelaboró la pieza para la Exposición Mundial de París de 1900, tras lo cual ganó un reconocimiento más amplio. Su Andante inicial, que evoca el paisaje finlandés es seguido por un Allegro moderato de carácter marcial, separados por un pequeño episodio de aire nostálgico. Sin duda es la obra orquestal finlandesa más conocida en todo el mundo.

Su Concierto para violín y orquesta en Re menor, Op.47 data del año 1903. Es una obra que requiere una gran técnica en el solista, que así se convierte en soberano absoluto de su discurso. Sibelius lo revisó en 1905 cuando fue presentado en Berlín bajo la dirección de Richard Strauss y el virtuoso checo Karel Halír, superando las adversas críticas que sufrió en su estreno el año anterior.

Con una orquestación romántica, su Allegro moderato inicial es el más sugestivo de sus movimientos por sus contrastes temáticos. El Adagio di molto que le sigue está lleno de la cálida ternura que se desprende de la melodía del violín a modo de serena romanza. El bullicioso Allegro final transmite alborozo desde su constante rebrinco danzante hasta llegar a una eclosión final que realza y produce sensación de plenitud en el oyente.

Perteneciente a su periodo estético nacionalista, Sibelius escribió los primeros esbozos de su Segunda Sinfonía en el invierno de 1901 durante su estancia en la ciudad italiana de Rapallo. Su carácter romántico no es un obstáculo para la brevedad de sus temas que suelen expresarse por inusuales combinaciones instrumentales, especialmente en la sección de madera. Así se manifiesta el Allegretto inicial, de fragmentaria exploración de motivos que no llegan a culminarse.

El sobrecogedor Andante es uno de los tiempos más impactantes de la obra por su desarrollo inicial entrecortado de trágico efecto y posterior cambio a una tonalidad más cálida. Los dos últimos se interpretan sin solución de continuidad, siendo un scherzo de movimiento perpetuo que queda interrumpido por un lírico trío, para terminar preparando el Finale, que adopta el esquema de la forma sonata y acaba en una coda triunfal de carácter coral.

Fue estrenada por la Orquesta de la Sociedad Filarmónica de Helsinki el 8 de marzo de 1902 bajo la dirección del autor, con una gran aceptación de público y crítica, como muestra el juicio emitido por el tratadista finés Karl Flodin: «La  Segunda Sinfonía de Jean Sibelius es una obra maestra absoluta, una de las pocas creaciones sinfónicas del momento que apuntan en la misma dirección que las sinfonías de Beethoven». Esta sinfonía será siempre la mejor de su catálogo para aquellos que se identifican con sus melodías y la personalidad romántica del músico.

Nota de prensa completa

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música

Más información

Monográfico de Sibelius en el quinto programa de la Temporada de Abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga | Toda la Música  

Web | Facebook | Twitter | Youtube

NdeP - Ayuntamiento de Málaga - Junta de Andalucía

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies