Mirga Gražinytė-Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg

Publicado hace 3 semanas


Hidden Depths

El último álbum de la directora para DG presenta las Sinfonías Tercera y Séptima de Weinberg y el Concierto Nº1 para Flauta. Estas composiciones creadas en momentos complicados son interpretadas por Gražinytė-Tyla junto a la Sinfónica de Birmingham y la Deutsche Kammerphilharmonie de Bremen.

Mirga Gražinytė-Tyla inició su carrera discográfica con Deutsche Grammophon en 2019 con un álbum dedicado a las Sinfonías nº 2 y 21 de Mieczysław Weinberg, coincidiendo con el centenario de este olvidado compositor.

Entre sus muchos elogios, fue nombrado Grabación del Año de Gramophone y le valió a Gražinytė-Tyla el premio Opus Klassik a Directora del Año. Ahora continúa su misión de dar a conocer la música del compositor nacido en Varsovia con Weinberg: Sinfonías nº 3 y 7 y Concierto para Flauta Nº 1.

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música

Comprar – escuchar – descargar

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música

La Deutsche Kammerphilharmonie Bremen y el solista Kirill Gerstein acompañan a la directora en la Sinfonía nº 7 y la City of Birmingham Symphony Orchestra en el Concierto para Flauta -junto con la solista Marie-Christine Zupancic- y la Sinfonía nº 3. El nuevo álbum se publicará en formato digital y en CD el 16 de septiembre de 2022.

La primera obra presentada aquí es la Tercera Sinfonía, en la que Weinberg comenzó a trabajar en 1949. Para entonces se había instalado en Moscú, tras ser desplazado por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual perdió a muchos de sus familiares cercanos.

Sin embargo, en 1949 ya había caído en desgracia con el régimen de Stalin y canceló el estreno previsto de la sinfonía. Tras haber revisado sustancialmente la partitura original, la vio finalmente interpretada en marzo de 1960.

Una obra llena de ricos contrastes, incorpora melodías folclóricas de Polonia y de Bielorrusia, donde Weinberg había estudiado -ya sea por razones puramente musicales o en un intento de cumplir con la doctrina oficial soviética del realismo socialista-, así como reminiscencias de Schubert, Mahler y su amigo y referente, Shostakovich.

Gražinytė-Tyla y la Sinfónica de Birmingham, con la que dio su último concierto como directora musical en mayo, presentaron esta obra con gran éxito en los Proms de la BBC en 2019. Un crítico la calificó como «una revelación», añadiendo que «hay confianza y un alarde imaginativo, además de la fe, fidelidad y brío del honesto compromiso de la Sinfónica de Brimingham con la sinfonía de Weinberg» (Seen and Heard International).

El compositor escribió su Concierto para flauta nº 1 poco después de revisar su Tercera Sinfonía, y fue estrenado por su devoto Alexander Korneyev en Moscú a finales de 1961. Aquí también encontramos luces y sombras, con la rapidez y virtuosismo del primer movimiento seguida de un tempo Largo mucho más sombrío y melancólico.

El final es notable por sus toques de música klezmer, un estilo que Weinberg habría conocido en las bodas judías en las que tocaba el piano en su juventud. Gražinytė-Tyla, la Sinfónica de Birmingham y la solista Marie-Christine Zupancic, flauta líder de la orquesta, capturan cada matiz cambiante de este intrigante concierto.

En comparación con las considerables fuerzas requeridas para abordar la Tercera, la Sinfonía Séptima de Weinberg, de 1964, está compuesta sólo para clavicémbalo y cuerdas. Una versión moderna de un concerto grosso barroco, la sinfonía comienza con un estilo tranquilo, pero su factura se vuelve cada vez más disonante a medida que sus cinco movimientos se desarrollan sin interrupción.

Bajo la dirección de Gražinytė-Tyla, el solista Kirill Gerstein y la Deutsche Kammerphilharmonie de Bremen exploran una amplia gama de sonoridades, aportando una intensidad abrasadora a los momentos más dramáticos de esta obra, esencialmente oscura.

La música de Weinberg sigue desempeñando un papel fundamental en la agenda de Mirga Gražinytė-Tyla esta temporada. El mes que viene regresa a Birmingham para dirigir la primera interpretación pública de la Rapsodia judía del compositor, el 28 de septiembre.

Una semana más tarde, ella y la Sinfónica de Birmingham vuelven a reunirse en el Symphony Hall de la ciudad para interpretar el Concierto para flauta nº 1 (el 6 de Octubre). A continuación, dirigirá a la orquesta y a la violonchelista Sheku Kanneh-Mason en una gira de ocho selectas fechas en USA que culminarán en el Carnegie Hall el 22 de Octubre.

Los dos primeros conciertos en Estados Unidos incluirán en su repertorio la Rapsodia Judía. En diciembre, Gražinytė-Tyla debutará con la Münchner Philharmoniker en un programa que incluirá la Tercera Sinfonía de Weinberg (del 1al 3 de Diciembre).

Nota de prensa completa

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música

Más información

Mirga Gražinytė Tyla continúa su exploración de la música de Mieczysław Weinberg | Toda la Música  

Web | Twitter | Facebook | Youtube | Instagram | Spotify

NdeP - Deutsche Grammophon

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies