La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de ‘Don Pasquale’





Alta comedia del bel canto

Libreto de Giovanni Ruffini y Gaetano Donizetti sobre el texto de Angelo Anelli para Ser Marcantonio de Stefano Pavesi.
Estreno en París, Theatre-Italien, el 3 de enero 1843.

Un siglo antes de que Hollywood inventara la alta comedia, Gaetano Donizetti (1797–1848) convertía la “ópera bufa” en una divertida y brillante disección del alma humana. Sobre los peligros y la vulnerabilidad de la madurez, sobre las mentiras y los intereses del amor, Don Pasquale, estrenada en París en 1843, es alta comedia narrada en un maravilloso bel canto.

La cómica tragedia de un “viejo loco” enamorado de una mujer joven, contada en tres actos con un libreto del propio Donizetti y de Giovanni Ruffini basado en una pieza de Angelo Anelli, se estrenó en París en 1843 y fue en su día un intento por recuperar a un sector del público afín a las comedias rossinianas, pero al que las transformaciones e innovaciones de la ópera estaba alejando de los teatros.

Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale

Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale
Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale
Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale

Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale

12, 15, 17 y 19 de octubre a las 20hs | Teatro de la Maestranza

Venta de entradas

Comprar entradas

Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale

Ficha técnica

Dirección musical: CORRADO ROVARIS
Dirección de escena y diseño de vestuario: LAURENT PELLY
Diseño de escenografía: CHANTAL THOMAS
Diseño de iluminación: GARY MARDER
Producción: Santa Fe Opera, San Francisco Opera y Gran Teatre del Liceu
John Axelrod: director artístico y musical de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla
Iñigo Sampil: director del Coro de A.A. del Teatro de la Maestranza

Ficha artística

Don Pasquale: CARLOS CHAUSSON
Doctor Malatesta: JOAN MARTÍN-ROYO
Ernesto: ANICIO ZORZI GIUSTINIANI
Norina: SARA BLANCH
Notario: FRANCISCO ESCALA

Toda la Música | La Maestranza abre su temporada con cuatro funciones de Don Pasquale

El experimento, que salvó con notable el reto de volver a una historia mil veces contada, funcionó, pues Don Pasquale pertenece al pequeño grupo de óperas de Donizetti que nunca desaparecieron de las programaciones.

¿Y por qué? Pues porque los enredos entre el viejo solterón Don Pasquale, su sobrino Ernesto, amante de la joven viuda Norina y el ingenioso Doctor Malatesta logran contarnos una historia que, en realidad, es grave y dramática, pero nos llega envuelta bajo una apariencia hilarante y hasta desfachatada que da vueltas sobre un viejo asunto de la literatura: las historias de viejos locos perturbadamente enamorados de una mujer joven.

“La música es retozona, ocurrente y absolutamente gozosa”, escribe Paul Henry Lang sobre un título de un compositor vigoroso que, en el sostén de las voces, maneja a la orquesta con una habilidad “casi mozartiana”. Así, los recitativos, cavatinas y conjuntos se van alternando con emoción, animación y brillantez hasta conformar una ópera bufa que conservará su frescura, dice Lang, “mientras tengamos cantantes y directores de orquesta capaces de transmitir su espíritu”.

El bajo-barítono Carlos Chausson (Zaragoza, 1950) es uno de esos cantantes que está en el secreto del canto bufo y el director de escena Laurent Pelly (París, 1962), con un amplio historial de producciones satíricas, es un escenógrafo imaginativo y brillante muy capaz de penetrar en el interior grave de la comedia.

Al frente de la ROSS y del Coro de la A.A. del Teatro de la Maestranza, Corrado Rovaris (Bérgamo), director musical de la Philadelphia Opera Company, experto en este repertorio y las voces de Joan Martín-Royo, Anicio Zorzi Giustiniani, Sara Blanch y Francisco Escala redondean el cast en una producción de la Santa Fe Ópera, la San Francisco Ópera y el Gran Teatre del Liceu.

Argumento

Acto Primero

Don Pasquale, un anciano soltero rico pero avaro, espera con impaciencia el regreso del su amigo el doctor Malatesta, a quien encargó que le buscara una esposa. El doctor regresa con la buena noticia de que ha encontrado a una mujer hecha para él: hermosa, joven, inocente, modesta y humilde y, además, es justamente la hermana del doctor, Sofronia, que dejará el convento esa misma noche para tratar el matrimonio con Don Pasquale.

El anciano soltero casi no cree en su suerte y, en cuanto se despide del doctor, da rienda suelta a su alegría delirante. Llama a su sobrino y le pregunta si está dispuesto a casarse con la joven rica que le ofreció. Ernesto la rechaza porque está enamorado de Norina, una viuda joven pero pobre. Ante su negativa, su tío le anuncia que le deshereda y que se marche de casa, pues él va a casarse inmediatamente con la hermana de Malatesta. El joven, que creía que el doctor era un fiel amigo suyo, muestra ahora su desesperación, ante lo que cree una cruel traición.

En su casa, Norina está leyendo una historia de amor que encuentra divertida; también ella conoce las tretas del amor y las miradas que pueden cautivar el corazón de un hombre. Llega un criado con una carta de Ernesto relatándole el casamiento de Don Pasquale, y su intención de abandonar el país.

Afortunadamente, en ese momento llega de improviso Malatesta, que tranquiliza a la pobre Norina, pues el plan para casar a Don Pasquale es un engaño urdido contra el viejo avaro. Ernesto no lo conoce todavía, por ello está desesperado, pero pronto quedará avisado. Es un plan sencillo: Norina fingirá ser Sofronia y, un amigo de Malatesta, se disfrazará de notario para redactar un contrato falso y, finalmente, dar una lección al viejo avaro.

Acto Segundo

Ernesto, ya preparado para partir, expresa su tristeza y su inquebrantable amor por Norina. Al presentarse Don Pasquale impartiendo órdenes a los criados para su primer encuentro con la hermana de Malatesta, Ernesto se retira. Poco después llega Norina, con un velo y acompañada del doctor. Don Pasquale se siente inmediatamente cautivado por esta joven de aire tímido y modesto, que su único interés es pasar el día entre la cocina, la limpieza de la casa y sus bordados.

Norina se quita el velo y Don Pasquale queda decididamente conquistado y, cuando ella acepta desposarlo, no cabe en sí de la alegría y llama de inmediato a un notario. Naturalmente, Malatesta había previsto todo y hace entrar a su notario, que redacta el contrato matrimonial.

Ernesto, llegado entretanto, ha sido informado en secreto por Malatesta y accede a actuar como testigo aunque su corazón no esté completamente tranquilo. Una vez firmado el contrato y despedido el notario, el carácter de la novia cambia por completo. Rechaza a su esposo, le niega su autoridad, pide al joven Ernesto que sea su caballero acompañante, pide más criados, les dobla el salario, y exige que la casa sea renovada. Malatesta finge sorpresa, Ernesto entiende ahora la trampa y los dos enamorados, en un aparte, expresan su alegría. Don Pasquale, en cambio, está totalmente abatido.

Acto Tercero

La casa de Don Pasquale se halla en total desorden con la nueva servidumbre que trae pieles, flores y perfumes, compras de la nueva esposa. Norina se prepara para ir al teatro. Don Pasquale, encolerizado, trata de hacer valer su autoridad como marido impidiéndoselo.

Discuten y la joven acaba por darle una bofetada a su «marido», que pierde ahora todo interés por su “esposa” y a partir de ahora pensará en librarse de ella, diciéndole que, si se va, que no se moleste en volver. Norina también se siente afligida por tener que comportarse de tal modo, pero el viejo tacaño se merece una buena lección y, para ello, antes de salir, deja caer, como por casualidad, una nota; es una invitación de Ernesto a una cita en el jardín esa noche.

Don Pasquale, tras leer la nota, llama al doctor para pedirle consejo. Deciden sorprender a los jóvenes amantes durante su encuentro nocturno, lo que permitirá a Don Pasquale solicitar el divorcio y poner fin definitivamente a esta insostenible situación.

En el jardín, Ernesto canta una serenata para llamar la atención de Norina, que comparece y, juntos, expresan su amor. De improviso, caen sobre ellos Don Pasquale y el Doctor. Ernesto tiene el tiempo justo de salir sin que le vean, pero Norina debe afrontar la situación.

En la escena que sigue, Malatesta consigue convencer a Don Pasquale de que el único modo de desembarazarse de la molesta presencia de Sofronia es hacer que Ernesto se case con su amada Norina, para que entre una nueva mujer en la casa. El anciano, dispuesto a todo por librarse de su esposa, acepta el matrimonio y dar una asignación anual. Aparece entonces Ernesto, y Norina revela su verdadera identidad y Malatesta explica el engaño. Concluye todo felizmente cuando Don Pasquale perdona a todos y bendice la unión de los dos jóvenes.

Ensayo general de la ópera Don Pasquale

Actividad complementaria

En torno a Don Pasquale

En colaboración con la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera
11 de octubre a las 19hs

Sala de Prensa (Acceso por la Recepción del Teatro)
Acceso libre y gratuito hasta completar aforo

Fuente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies