Allegro presto e vivace con la Gstaad Festival Orchestra





La magia de la música mediterránea al sur y al norte de los Alpes se titula con acierto esta velada del viernes 28 de abril de 2017 con la Gstaad Festival Orchestra, nacida en 2010 de la visión e inspiración del Festival Menuhin de la exclusiva estación invernal de Gstaad (cantón suizo de Berna), con las hermanas Khatia y Gvantsa Buniatishvili como solistas. Una orquesta, dirigida esta vez por Joseph Bastian (Forbach, departamento del Mosela/Francia, 1981), en sustitución por enfermedad de Neeme Järvi, que no solo rinde tributo con sus excelentes cuerdas al legado de Yehudi Menuhin, sino que ha dado muestras aquí de poseer magníficas secciones de maderas y vientos. La gran sala de la Tonhalle de Düsseldof, fuera de toda discusión una de las de mejor acústica de Alemania, estuvo repleta de público, como es habitual cada vez que la centenaria agencia Heinersdorff organiza estos conciertos con grandes orquestas y destacados solistas internacionales.

Toda la Música | Allegro presto e vivace con la Gstaad Festival Orchestra
Gstaad Festival Orchestra

Bastian, quien debutó como director en febrero de 2016 al frente de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera (de la cual es trombón bajo), suplantando a último minuto a Robin Ticciati, también por enfermedad, y quien ganó ese mismo año el Premio Neeme Järvi del Gstaad Menuhin Festival, ha dado prueba de ser un digno sustituto de Järvi (Tallin, Estonia, 1937). El director franco-suizo no baila sobre el podio, sino que conduce a la orquesta con movimientos muy vivos, prestos, impartiéndole con gran claridad los impulsos y el ritmo que debe interpretar.

Hay un toque entrañablemente italiano en el programa, aunque el único compositor peninsular representado haya sido Rossini, con la alegre, chispeante y humorística obertura de una de sus obras maestras, El barbero de Sevilla, con un brillante trabajo de cuerdas y vientos, que prepara ya al público para lo que vendrá seguidamente.

El Concierto para dos pianos y orquesta de Mozart, él también un compositor embelesado por el espíritu itálico desde que a sus 14 años recorriera por primera vez esas tierras, está imbuido de ese contento, de esa alegría y diversión naturales que captan a la perfección y refinadamente Kathia y Gvantsa Buniatishvili en su ejecución.

Toda la Música | Allegro presto e vivace con la Gstaad Festival Orchestra
Toda la Música | Allegro presto e vivace con la Gstaad Festival Orchestra
Toda la Música | Allegro presto e vivace con la Gstaad Festival Orchestra
Director invitado Joseph Bastian

Tras los merecidos efusivos, calurosos aplausos de la platea las hermanas georgianas nos dejaron Libertango (1974), la memorable pieza de Astor Piazzolla (1921 – 1992) que con el gran éxito alcanzado en aquel entonces (grabada con músicos italianos) hizo definitivamente conocido al compositor argentino (nieto de inmigrantes de aquel origen) en Europa.

Muy fresca y llena de energía resonó por último la Sinfonía número 4, la Italiana de Mendelssohn Bartholdy con la Gstaad Festival Orchestra de la mano de Joseph Bastian. Bastian, con pocos gestos lleva a la formación (de cámara ampliada) a niveles estremecedores. El Allegro vivace inicial, saltarín, es abordado con mucha soltura y gran destaque de las maderas (especialmente el oboe) y las cuerdas. El Andante con moto se mete con sobriedad y ajeno a toda ampulosidad en ese espírituo italiano de la obra; antes de llegar a la ensoñación (muy bien el fagot y las trompas) del tercer movimiento (Con moto moderato), y del juguetón Saltarello. Presto del cierre.

Incontenibles, los aplausos y las ovaciones del millar de espectadores presentes fueron premiados con el Andante festivo (1938), para cuerdas y timbales de Jean Sibelius, para concluir con gran sensibilidad una velada por demás primaveral que trajo un halo de mediterraneidad a las no muy templadas temperaturas por estas latitudes.

Düsseldorf, viernes 28 de abril de 2017. Gran sala de la Tonhalle de Düsseldorf. Gioacchino Rossini (1792 – 1868), Obertura de Il barbiere di Siviglia. Wolfgang Amadé Mozart (1756 – 1791), Concierto para dos pianos y orquesta en mi bemol mayor KV 365. Felix Mendelssohn Bartholdy (1809 – 1847), Sinfonía número 4 en la mayor, opus 90 (Italiana). Solistas Khatia y Gvantsa Buniatishvili. Gstaad Festival Orchestra. Director invitado Joseph Bastian (en sustitución por enfermedad de Neeme Järvi). Organizador: Heinersdorff Konzerte, Klassik für Düsseldorf. 100% del aforo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies